24 de feb. de 2010

GALLETAS SIN HUEVO Y SIN LECHE

¿Cómo hacer entender a unos niños, que nadie es diferente, y mucho menos por lo que come, o mejor dicho, por lo que no puede comer?
¿Cómo hacer entender a unos niños, que la mochila que llevas a un cumpleaños con comida, no es especial, ni diferente, simplemente es sin huevo , sin leche, o sin gluten?
¿Cómo hacer entender a unos niños, que por no comer igual que los demás, las mismas cosas,
no eres "un bicho raro"?

Y sobre todo:
¿Cómo hacer entender a ese otro niño, el que lleva la mochila con la comida al cumpleaños,
el que lleva las galletas distintas a los demás,
el que no puede comer lo mismo que todos,
que no es distinto, ni diferente, ni especial, que simplemente es alérgico, o celiaco?

Pues con un cuento, y eso es lo que hicieron en la clase de Daniel, cuando su mamá hablo con la profesora y comento la situación del niño.

Sus compañeros se reían de él:
porque siempre comía las mismas galletas, porque nunca comía nada en las fiestas, porque se llevaba la mochila a los cumpleaños, porque era "distinto" y no sabían porque, ni nadie se lo había explicado.

Se nos ocurrió, que seria buena idea contarles un cuento, y ofrecerles galletas sin huevo y sin leche, que comieran galletas de Daniel.
Y manos a la obra, fue un día especial, disfrutamos mucho, a pesar de los nervios, para que todo saliese bien.
Lo entenderían?
Les gustaría?
Seguro que sí, porque las comidas que se hacen con cariño, siempre están riquisimas, o al menos es lo que me dicen mis ratoncitos.

GALLETAS DE MAGO

INGREDIENTES:

  • 3 Cucharadas de Azúcar.
  • 3 Cucharadas de Mantequilla vegetal.
  • 1 Cucharada de sustituto de huevo, Orgran.
  • 2 Cucharadas de agua.
  • Harina de repostería (la que admita)

ELABORACIÓN:

  • Mezclar la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar.
  • Incorporar el sustituto del huevo y el agua, mezclar bien.
  • Ir incorporando la harina poco a poco hasta obtener una masa homogenea.
  • Estirar con rodillo, y dar forma.
  • Cocer en horno a 180º hasta que estén doradas.
  • Decorar.
NOTAS:
Quedaran muy ricas si les incorporamos una cucharadita de esencia de limón, o la ralladura de una naranja.

He de decir, que fue todo un éxito, Daniel quedó encantado, y lo más importante todos sus compañeros de clase, (incluso algunas mamás) entendieron a Daniel, y les gustó poder comer sus galletas tan ricas.

EL MAGO ALÉRGICO

(por Pedro Pablo Sacristán)

Había una vez un mago simpático y alegre al que encantaba hacer felices a todos con su magia.
Era también un mago un poco especial, porque tenía alergia a un montón de alimentos, y tenía que tener muchísimo cuidado con lo que se llevaba a la boca.

Constantemente le invitaban a fiestas y celebraciones, y él aceptaba encantado, porque siempre tenía nuevos trucos y juegos que probar.
Al principio, todos eran considerados con las alergias del mago, y ponían especial cuidado en preparar cosas que pudieran comer todos.

Pero según fue pasando el tiempo se fueron cansando de tener que preparar siempre comidas especiales, y empezaron a no tener en cuenta al buen mago a la hora de preparar las comidas y las tartas.
Entonces, después de haber disfrutado de su magia, le dejaban apartado sin poder seguir la fiesta. A veces ni siquiera le avisaban de lo que tenía la comida, y en más de una ocasión se le puso la lengua negra, la cara roja como un diablo y el cuerpo lleno de picores.

Enfadado con tan poca consideración como mostraban, torció las puntas de su varita y lanzó un hechizo enfurruñado que castigó a cada uno con una alergia especial.
Unos comenzaron a ser alérgicos a los pájaros o las ranas, otros a la fruta o los asados, otros al agua de lluvia.. y así, cada uno tenía que tener mil cuidados con todo lo que hacía.
Y cuando varias personas se reunían a comer o celebrar alguna fiesta, siempre acababan visitando al médico para curar las alergias de alguno de ellos.

Era tan fastidioso acabar todas las fiestas de aquella manera, que poco a poco todos fueron poniendo cuidado en aprender qué era lo que producía alergia a cada uno, y preparaban todo cuidadosamente para que quienes se reunieran en cada ocasión pudieran pasar un buen rato a salvo.

Las visitas al médico fueron bajando, y en menos de un año, la vida en aquel pueblo volvió a la total normalidad, llena de fiestas y celebraciones, siempre animadas por el divertido mago, que ahora sí podía seguirlas de principio a fin.
Nadie hubiera dicho que en aquel pueblo todos y cada uno eran fuertemente alérgicos a algo.

Algún tiempo después, el mago enderezó las puntas de su varita y deshizo el hechizo, pero nadie llegó a darse cuenta.
Habían aprendido a ser tan considerados que sus vidas eran perfectamente normales, y podían disfrutar de la compañía de todos con sólo adaptarse un poco y poner algo de cuidado.



RESULTADO:

Escrito Por: Storch // miércoles, febrero 24, 2010
Categorías:

36 comentarios:

  1. Moraleja del cuento: "si se quiere, se puede" eso es lo que yo he entendido. No hay porqué discriminar a nadie por lo que coma ó no coma, hay que intentar adaptarse a esa persona y no darla de lado por eso. Que algunas cosas son difíciles, pero no imposibles.
    Las galletas chulísimas!!!Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me has dejado con la boca abierta, me encantó el cuento, bien le vendría leerlo a aquellos adultos que no entienden o no les interesa, o cómo a ellos no les pasa...
    Esta muy buena la idea que de niños aprendan y acepten a la persona que no es cómo los demás, acaso quien lo es?? no???
    La verdad Carmen, me quito el sombrero y te felicito una vez más.
    Besos, Lety

    ResponderEliminar
  3. Me encantaría si me das permiso copiar el cuento y postearlo, creo que es un muy buen ejemplo tanto para grandes, niños y también para aquellas mamás con niños celíacos.
    Espero tu respuesta, besos,Lety

    ResponderEliminar
  4. Hola, justo hoy vinieron los compañeritos de mi hijo a merendar a mi casa, y uno de los chiquitos no pudo probar nada... y tampoco trajo nada, y nadie me advirtió del asunto a tiempo... así que esta recetita la apunto para cuando vuelva a invitarlos tener algo apropiado para el amiguito de mi hijo.

    ResponderEliminar
  5. Pues te han quedado muy ricas y muy bonitas, seguro que les encantaron.
    besitoss guapaaa

    ResponderEliminar
  6. Storch me parece fantásticas las dos historias que has contado, la real y la inventada. Si desde pequeños fomentamos no sólo la educación, sino además la consideración y respeto por el projimo estaremos educando a grandes personas del futuro y no a mequetrefes :)

    Besos, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net

    ResponderEliminar
  7. ¡Genial! no veas como os entiendo, ahora la alérgica soy yo, pero durante los tres primeros años de sus vidas las "alergicas" en realidad eran intolerantes, lo cual fué mucho mejor para ellas, fueron mis dos hijas, y la única opción que me daban en la guardería era apartarlas de los demas para que no puedieran coger su comida. Gracias a Dios hoy han superado la alérgia pero en la clase de la peque hay una niña con alergia ( y esta si es alergia) a la leche y al huevo y cada vez que organizamos un desayuno toda mi obsesión es llevar cosas que puedan comer todos, os puedo garantizar que la mayoría de las madres no entienden esta "mania" que tengo pero estoy segura de que si alguna hubiera pasado sólo por una merienda con su hijo así, otro gallo cantaría.
    Me apunto la receta con tu permiso , porque iba a regalar por el cumple de la peque galletas decoradas en vez de chuches y lo único que me echaba para atrás era que no sabía como hacer las galletas para ella.
    Gracias. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Qué el niño afectado por una intoleráncia lo acepte puede ser más o menos fácil, pero con la ayuda de los de casa, poco a poco lo va aceptando, pero intentar que los demás lo vean como algo normal, eso si que es complicado! Así que aplaudo la iniciativa del cuento y de llevar esas maravillosas galletas varitas al cole y compartirlas con los demás, ha sido una idea fantástica! y me alegra leer que todo resultó a las mil maravillas.Besos

    ResponderEliminar
  9. Jooo, que das un poquito de envidia ¿sabes? El que puedas colaborar en este tipo de cosas no sólo dice mucho de tí, sino también del cole, o de la profe que se toma este interés. Lo dicho, hoy te envidio.

    ResponderEliminar
  10. jobar maja,chapo para ti....gracias por compartir estos momentos con los blogeros...a mi alrededor no tengo a nadie que tenga intolerancias alimenticias,asi que creo que no puedo opinar,simplemente decirte que la manera de presentarlo me ha encantado

    ResponderEliminar
  11. Así es como se deben resolver estos asuntos... sí señora.

    ResponderEliminar
  12. Maravillosa entrada , me gustan las dos historias y las galletas de mago, ya para qué contar!!! ademas no conocia tu blog, y menudo bautizo me he dado...estupendo, me quedo por aqui para no perderme mas maravillas de las que no soy consciente hasta hoy. Si es que a veces las nubes no dejan ver las estrellas como dicen por ahi, y nubes hay muchas sueltas ultimamente que no me dejaban ver.
    Un besote y hasta pronto

    ResponderEliminar
  13. solo te puedo decir una cosa: GRACIAS POR TU AYUDA. Leerlo aki me ha hecho llorar. Un besazo

    ResponderEliminar
  14. Para mí hay algo peor:
    "Cómo hacer entender a unos ADULTOS, que nadie es diferente, y mucho menos por lo que come, o mejor dicho, por lo que no puede comer?
    ¿Cómo hacer entender a unos ADULTOS, que la mochila que llevas a un cumpleaños con comida, no es especial, ni diferente, simplemente es sin gluten?
    ¿Cómo hacer entender a unos ADULTOS, que por no comer igual que los demás, las mismas cosas,
    no eres "un bicho raro"?"

    YO ME SIENTO ASÍ EN MI PROPIA CASA. TENGO CUARENTA AÑOS Y HACE TRES QUE ME DIAGNOSTICARON LA ENFERMEDAD. MI FAMILIA POLÍTICA (CON LA QUE VIVO)NO ACABA DE ENTENDER QUE NO SOY UN BICHO RARO.
    gRACIAS POR LEERME. NECESITABA DESAHOGARME.

    ResponderEliminar
  15. Me encanto tu cuento, ojala lo leyeran muchas personas, y no solo niños, algunas veces los que mas problemas ponen son los adultos.

    ResponderEliminar
  16. Cuanta verdad en tus palabras, qué bonito cuento y qué ricas galletas!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Habeis hecho una bonita accion y a Daniel no creo que se le olvide jamas....me ha encantado este post, suuuper entrañable y me llevo la receta de las galletas. un beso enooooorme. felicidades.

    ResponderEliminar
  18. Perdón. Soy la que dijo que para mí si había algo peor: la imcompresión de los que te rodean como ADULTO. Soy una egoísta y no pensé lo que decía. Por lo menos yo soy adulta (o debería serlo) y si los demás no lo entienden pues mala suerte.

    ResponderEliminar
  19. La historia real, la hemos vivido desde hace 13 años, peno no solo en niños, sino también en adultos,ya que para muchos los celícos somos unos "bichos raros". Y eso que cuando a nuestro hijo le descubrieron la celiaquía con 7 años, sus compañeros no le entendieron como alguien "raro" y siempre se preocuparon sus mamas y papas de preparar cumpleaños sin gluten. Hemos de dicir que tuvimos mucha suerte.

    Nos ha encantado el cuento, y la manera de hacer ver a las personas que todos somos distintos, y a la vez somo iguales, y que lo más importante es la comprensión.

    Pero también nos han gustado mucho esas galletas de mago, que seguramente encantaron a los niños y a los no tan niños.

    Ojalá, estos niños, tengan mejor educación hacia los demás, que han tenido muchos adultos.

    Desde aquí nuestro aplauso por la iniciativa tanto a vosotros, como al colegio por permitirala.

    Si nos permites, nos gustaría copiar el cuento.

    Besotes,

    Ana y Víctor.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias por este blog que aún empezamos a conocer unos recien llegados al club, pero en el que ya hemos descubierto recetas, consejos y un precioso cuento que mi niña ha leido encantada.

    ResponderEliminar
  21. Precioso, lindo, didactico...

    Muchas gracias Corazon !

    mil besitos osita mia

    ResponderEliminar
  22. Un cuento precioso,unas galletas divinas y una gran persona...felicitaciones wapa.
    En la clase de mi hija hay un niño celiaco,pero no hay ninguna clase de desprecio por parte de niños y mayores,vamos eso me parece a mí,la profe ya se encargó de explicarlo a todos y lo entendimos muy bien...en esta vida hay que ser respetuosos y tolerantes,creo que así seremos mejores personas...
    UN BESO.

    ResponderEliminar
  23. Están bellisimass!! a mi me encantaron!...
    besotes
    Gaby

    ResponderEliminar
  24. RESULTADO, precioso,,y de mago,,total tu si que haces magia en la cocina

    ResponderEliminar
  25. Qué idea tan genial! y tan linda! A todos nos hace falta desarrollar un pocazo más la empatia... y a veces el sentido común! que se nos atraganta o el sentido, o el común o todo a la vez! No es tan difícil cocinar sin gluten, que prueba es tu blog donde se encuentra de todo... mira, es verdad que la primera vez que tuve una invitada con intolerancia al gluten en casa, nos quedamos un poco "rígidos"... era.. "Günter, lee la etiqueta de la salsa perris" " a ver esta levadura, lee..." y así con todo... pero nada más. Esa es la única diferencia entre una comida normal (echas lo que sea sin mirar) o una comida con Julia (que tuvimos que leer la letra pequeña)... fin de la historia. Si se queire, se puede. Solo hay que pararse a pensar en los demás, ese es nuestro único obstáculo... muy buena idea concienciar a los peques que su naturaleza es más sensata que la de los adultos...

    ResponderEliminar
  26. llegue de casualidad, pero me quedo! me encanto el cuento, y las recetas son maravillosas, felicitaciones!

    ResponderEliminar
  27. He tardado en contestar, porque leer vuestro comentarios me ponia un nudo en la garganta y me era imposible ver el teclado, de repente se ponia borroso.
    Muchisimas gracias a todos>

    Marta yo creo que a veces es problema de no saber, más que de no querer.

    Lety ya te conteste, el cuento esta a tu disposición.
    No estaria mal que de vez en cuando nos contaran un cuento, y nos enseñaran como el mago, a niños y a adultos.

    Hilmar para la próxima el amigo de tu niño, tendrá galletas, porque te has preocupado que pueda comer en tu casa, felicidades, eres un sol.

    MªJose siiiiiii, fueron muy felices, les encantaron a todos.

    Paula los cimientos solidos es lo que hace una casa buena.

    Mar a veces ser un poco empático puede cambiar muchas cosas, me alegro que te quedes con la receta, si necesitas algo cuando las vayas a hacer, ya sabes donde encontrarme.

    Elvira gusto a todos, niños, profesora, y madres.

    Nuria gracias, pero seguro que tu tienes anécdotas que te has guardado.

    Espe muchas gracias.

    Pikerita cuanta razón tenias, cuando decías que con el tiempo se aprende.

    Eva encantada de conocerte, y bienvenida.

    Maite es que no sabes lo que te digo cuando dices gracias?
    COLLEJÓN QUE TE DOY. ;-))))))
    Gracias a ti, por aparecer en mi vida.

    Anónimo Siento que lo pases mal, has probado a explicarles tu enfermedad, y las consecuencias de no llevar una dieta correcta, y de como hacerla perfectamente?
    A lo mejor es sólo falta de información.
    Espero que tu vida sea un poco más fácil.
    Nada mujer, cuando quiera hablar, aquí estaremos.

    Mondraker es cierto, los adultos son un poco más complicados que los niños, ellos son tal cual, sin doble fondo, ni doble sentido, transparentes.

    Amanda gracias por tus palabras.

    Lola Gracias, además llevaba un tiempo que lo estaba pasando mal, desde ese día a dado un giro, y vuelve a ir al cole con alegria.

    Anónimo no ha pasado nada, mujer, seguro que fue un subidón, te desahogaste, y punto pelota.
    De todas formas ya te he dicho que por aqui estoy ;-))

    Ana y Víctor si es una suerte, que vuestro hijo contara con todos, incluso en los cumpleaños.
    Por supuesto que os podeís llevar el cuento, para eso esta.
    Muchas gracias por vuestras palabras.

    Cris&Amp;Mami bienvenidas al club, y a mi cocina.
    Me alegro que le gustara el cuento a tu hija.
    Gracias por la visita y el comentario.

    Sonia Las gracias las tuyas, por estar siempre siempre ahí.

    Goyi Muchas gracias, respetuosos, tolerantes, y un poco empaticos a veces, y si seria muchísimo mejor.

    Gaby Gracias amiga y vecina.

    Su porque tu me ves con buenos ojos, eres un sol.

    Maite es cierto, se atraganta el sentido, o el común, es que no hay diferencia, es tener un poco de cuidado, y nada más,ni diferente, ni por supuesto raro, sólo distinto.

    BESOS DE TODO CORAZÓN A TODOS, Y GRACIAS POR VUESTRAS BONITAS PALABRAS

    ResponderEliminar
  28. Juliana bienvenida, gracias por quedarte, y gracias por tus palabras.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  29. UAUUUU!!!
    Se me había pasado ésta receta de "Galletas de mago"... gracias a los caminantes, he podido disfrutar y emocionarme. Gracias por la aportación, por la receta, por las galletas y por el cuento.
    Lo tendré presente ahora y siempre.
    Bicoss

    ResponderEliminar
  30. Les puse una pizca de jenjibre molido y quedaron deliciosas.Animo a todos a que las prueben de hacer en casa.
    Storch contribuyes en el bienestar social de una manera muy deliciosa. Gracias.
    Un cordial saludo desde Barcelona.
    Una mama.

    ResponderEliminar
  31. hola tengo dos niñas una alergica al huevo y la otra intolerante a la proteina de la leche de vaca y agradezco a stas paginas en las que encontramos tanta alluda e informacion gracias

    ResponderEliminar
  32. mcs grs,andaba buscando nformacion de como explicar lo de la enfermedad celiaca y sus cuidados y estecuento me va a servirmucho.grs!

    ResponderEliminar
  33. Hola.
    Acabo de leer la receta y la historia de tu niño en el cole (más tarde leeré el cuento que seguro me encanta también). Qué bien que puedas contar con una profesora que quiere que los niños entiendan las cosas y acepten a todos como son. Viva la tolerancia y el respeto.
    Me preguntaba si las mismas galletas se pueden hacer con margarina pues tengo intolerancia a la lactosa.
    Por cierto, las galletas son mágicas con esa decoración me encantan.
    Amy.

    ResponderEliminar
  34. Hola Amy,
    Bienvenida y gracias por tu comentario.
    La receta de las galletas son sin huevo y sin leche, con lo cual la margarina es vegetal, apta para alergicos a la lactosa y a la Proteina, como era en este caso.

    Puedes sustituirla por la margarina que suelas utilizar, en la misma cantidad.

    Saludos. ^_^

    ResponderEliminar
  35. Te he descubierto buscando una receta para galletas sin huevo ni leche, y me he encontrado además de la receta, un cuento precioso. Gracias!
    Pasado mañana celebrarán en el cole el cumpleaños de mi hijo. Hay dos niños alérgicos, uno al huevo y frutos secos, y otro a la leche. A mi hijo le hace mucha ilusión hacer las galletas en casa, y aunque en un principio le había dicho que no, tal vez esta receta pueda ser la solución...¿qué has utilizado para decorarlas?
    Por otro lado, sé que el tema de las alergias es más serio de lo que a priori muchos pensamos, incluso me han comentado que las galletas que pretendo hacer con esta receta, no están exentas de riesgo porque el mismo horno puede contener trazas...
    Tú Storch, ¿qué opinas?
    Gracias y enhorabuena por este blog tan instructivo.
    Un saludo
    Miriam

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias Miriam,

      Ante una alergia, no hay dudas posibles, y más vale pecar de exceso de precaución;
      si tienes dudas, por el horno, limpialo previamente.

      Para decorarlo, chocolate puro de Nestlé para la estrella, y anises o lo que tengas por casa de colores ;-)
      Espero que disfruteis mucho haciendo las galletas, ver la carita de los niños, no tiene precio.

      Gracias a ti por tu visita y tu comentario.
      Besitos.

      Eliminar

 

BLOGS "SIN GLUTEN"

BLOGS "GLUTANEROS"

NETWORKED BLOGS

¿QUÉ HORA ES?

WHOLE KITCHEN

Con la tecnología de Blogger.